Oficios desaparecidos o casi....


Gitanos haciendo cestos de mimbre. Luis Cortés 1955


La imagen captada en 1955 por el profesor y etnólogo Luis Cortés Vázquez ya sirvió, años atrás, para declarar la actividad de la mimbre perdida en Salamanca.
En la última población de la provincia donde se ha conservado esta artesanía, Villoruela, hoy también está a punto de desaparecer acuciada por la competencia asiática. 
El cultivo de la mimbre, que aunque resulte chocante no se había generalizado nunca en la zona ya que de forma habitual se importaba la materia prima, comienza tímidamente a realizarse y quizás permita salvar una actividad que resultó muy productiva en los años 80 y 90.


© C.H. fc 10/04/15 Rev. 01